La cocaína es un problema. A pesar de saberlo todo en cuanto a las derivaciones sobre el qué y el cómo de lo que es, en sí, la cocaína es un problema. Las cosas siempre se van reemplazando, a la  fuerza o no, de afuera para adentro o viceversa, siempre. Lo que vira suplanta. La cocaína hoy reemplaza un nombre propio, el nombre propio reemplazó la planicie de las derivas corporales, y éstas andan por ahí, siempre buscando acción, como quien dice un chiste tonto cuando y mientras el agua a la altura de la nariz pica infraganti, y así como posible de ser otra cosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s