Información primera sobre mi persona


Hoy, a esta hora del sábado 1 de octubre de 2011, en el noroeste de la ciudad de Rosario, en la provincia de Santa Fe, en la República Argentina, y siendo un poco más de las 22.30 horas, se me vino -ya de alguna manera se entenderá el “me vino”- la extrema necesidad de hablar -escribir más bien- sobre ciertos por qués y determinadas certezas por las cuales el 21 de agosto de 2011 decidí abrir en uno o dos sitios lo que di en llamar “Psicoactividad”. Como no quiero de entrada extenderme en justificaciones sobre las cuales de antemano el posible lector de estas palabras infiera, de alguna manera, que estoy tratando de gestar todo un mecanismo para que este supuesto lector me crea lo que de a poco, como “me viene”, voy tratando de plasmar en cada posteo. Lo primero que tengo para decir es que mucha gente puede llamar a esto “exceso” en cuanto al uso de alteradores de la conciencia basados en la química y la naturaleza, pero la cuestión es que desde hace tiempo yo venía y vengo combinando determinadas sustancias legales e ilegales en el orden ordinario (en breve me extenderé sobre esta cuestión), y así, el 20 de agosto de 2011, no de noche sino de día, entre las 15 y las 15.30 horas, al fin, creo, di con “algo” que hoy fluye espasmódico dentro y fuera de mí, alterando, resignificando y hasta redefiniendo toda cuanta cosa yo, digamos, daba por cierta. No sé si esto tampoco es un pedido de ayuda en cuanto a darme cierta claridad sobre lo que aparece, y como no tengo ningún tipo de información específica en cuanto a cómo llamar al estado que surge intempestivo en mí y deviene en una necesidad casi compulsiva de, sobre todo, permanecer en lo absoluto del convencimiento de que, realmente, hay un tipo o especie de energía o fluido no táctil que circula entre nosotros y que podría contener aquello que conocemos como “conciencia”. Dicho así, puedo seguir amparado en esta casi violácea memoria automática que me dice qué escribir, qué imagen recortar, qué nombre acontecer. Algunos posteos contienen y contendrán algo parecido al sinsabor, pero aún -y esto fue el 21 de agosto- es el borde lateral izquierdo del “entonces” y del “todo”. Entonces y todo fueron las dos palabras del 21 de agosto. Gracias de antemano y gracias ahora, mientras estás acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s