La otredad


Para ser lo más claro posible, y no entrar en especulaciones sobre la fuente y su crédito o descrédito sobre su contendido, se puede poner como ejemplo la dimetiltriptamina, alcaloide que induce, como se sabe, a las experiencias alucinatorias por dónde, por llamarla así, una “otredad” se acontece en uno, a la manera de un entomólogo, detalle por detalle vamos percibiendo como lo que una alucinación es. Es decir, la premisa siempre estuvo del lado razonable que daba por cierto que las alucinaciones no son reales y por tanto no pueden ser consideradas como “veraces” dentro del, por ejemplo, marco cotidiano de cada uno. Pero al parecer es posible lo tangible en lo perceptivo de una alucinación y, por lo tanto, lo que debería ponerse bajo especulación es la ley química de la química en general en relación al cuerpo humano, ya sea éste un cuerpo vivo o uno muerto. Así, de alguna otra manera, sabremos qué carajo es la gravedad y por qué, no hacia arriba, sino hacia abajo es hacia donde se nos es reclamados.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s