Lo K 2


Desparrame todo lo que pueda, desbórdese un rato, si quiere, siéntase un joven maleante, alguien con las células alteradas siempre por sostener su propia convicción. Deje todo eso para el espectáculo, sea competente con lo que hay que hacer llegado el caso, y no en lo que el desparrame que es usted todos los días le obliga a sentirse todo aquello que, como bien lo sabe, es falto de eficacia en su mundo, donde la imaginación es terapéutica, el valor tiene precio de autogestión y donde sabe qué cosa hacer un sábado a la noche. O un martes, al filo de la cama. Mire lo que le están mostrando, sólo después de mirar usted podrá dar crédito. Pero mire de verdad, no observe al pedo, no se crea el discurso K. No tenemos por qué inventarnos otro caudillo, ni hombre ni mujer, nadie sólo no puede ostentarse sin tener convencidos que convencen y autoconvencen que para allá, donde ella señala, está todo lo que los argentinos juntos soñamos como posible para la tierra donde se vive. Pero los argentinos sueñan en grupos, y a veces en bandas que señalan al que sólo sueña solo, y si no lo convencen, con el tiempo caerá, como decía Perón que hacían los chinos con los gorriones.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s