Amplias formas moviéndose fantásticamente


I

En el más verde de nuestros valles,
habitado por los ángeles buenos, 
antaño un bello y majestuoso palacio
-un radiante palacio- alzaba su frente. 
En los dominios del rey Pensamiento, 
¡allí se elevaba! 
Jamás un serafín desplegó el ala
sobre un edificio la mitad de bello.

[…] 

VI

Y ahora los viajeros, en ese valle, 
a través de las ventanas rojizas, ven
amplias formas moviéndose fantásticamente
en una desacorde melodía; 
mientras, cual un rápido y horrible río, 
a través de la pálida puerta
una horrenda turba se precipita eternamente, 
riendo, mas sin sonreír nunca más.

 Edgar Allan Poe /La Caída de la Casa Usher 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s