Lo que del yo perdura


Lo que del yo perdura es la trascendencia que sienta bases en la presencia del artista, del hacedor de belleza que, aún siendo del resto de los mortales, presiona con la fuerza de una expulsión la realización material de ser avisado como “el que embellece el portal”. El arte es un material para la libre voluntad, y es para el hacedor la más brutal soberanía de su atadura al origen. La expansión del su florecer (auténtico) en cuanto al saberse artista, hacedor que no se auto convence sino que acciona con los legítimos planes de los sentidos suyos, más allá del hacedor mismo a veces limita la sensación y, siempre en lucha contra ella, la insatisfacción por no saber o no poder o no querer saber (realmente) cómo el cuerpo físico es una estancia que, si bien debe ser explorada como quien existe para el placer concreto, no debe obnubilar que lo masculino y lo femenino no son más que denominaciones que dividen lo que se abre y se cierra con y más allá de, por ejemplo, lo que se denomina un orgasmo. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s