Deseo y temor se parecen demasiado hoy


A nadie le importa el franqueamiento de lo infranqueable, la carne viva, la sangre, el esplendor de algo que se podría llamar el espíritu,la absoluta tolerancia interna, no temer ni el dolor, ni la decepción ni, incluso, la falta de reconocimiento. Hoy, deseo y temor se parecen, demasiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s