La Máquina Hamlet (Die Hamlet maschine)
de Heiner Müller

1

ALBUM DE FAMILIA

Yo era Hamlet. Estaba en la costa y hablaba con la rompiente BLABLABLA. A mis espaldas las ruinas de Europa. Las campanas anunciaban el Funeral de Estado, el asesino y la viuda, una pareja, a paso de ganso detrás del ataúd del Gran Cadáver, los consejeros llorando un luto mal pagado. QUIÉN ES EL CUERPO EN EL COCHE FÚNEBRE / POR QUIÉN SE OYEN TANTOS GRITOS Y PENARES / ES EL CUERPO DE UN GRAN / DADOR DE LIMOSNAS la fila del pueblo, obra de su arte de estado ÉL ERA UN HOMBRE SÓLO TOMABA TODO DE TODOS. Yo detuve el cortejo fúnebre, forcé el ataúd con la espada, al hacerlo se rompió la hoja, con el resto romo lo logré, y repartí al progenitor muerto LA CARNE ATRAE A LA CARNE entre las miserables figuras presentes. El duelo se convirtió en algarabía, la algarabía en mascada, en el ataúd vacío montó el asesino a la viuda QUIERES QUE TE AYUDE A SUBIR TÍO ABRE LAS PIERNAS MAMÁ. Me recosté en el suelo y escuché al mundo dar sus vueltas al compás de la putrefacción.

I´M GOOD HAMLET GI´ME A CAUSE FOR GRIEF

AH THE WHOLE GLOBE FOR A REAL SORROW

RICHARD THE THIRD I THE PRINCEKILLING KING

OH MY PEOPLE WHAT HAVE I DONE UNTO THEE

COMO UNA JOROBA CARGO CON MI PESADO CEREBRO

SEGUNDO PAYASO EN LA PRIMAVERA COMUNISTA

SOMETHING IS ROTTEN IN THIS AGE OF HOPE

LETS DELVE IN EARTH AND BLOW HER AT THE MOON

Aquí llega el fantasma que me ha hecho, el hacha todavía en el cráneo. Puedes dejarte el sombrero puesto, sé que tienes un agujero de más. Quisiera que mi madre hubiera tenido uno de menos cuando todavía eras carne: me hubiera ahorrado la existencia. Habría que coser a las mujeres, un mundo sin madres. Podríamos degollarnos en paz, y con cierta seguridad, si la vida se nos hace demasiado larga, o el cuello demasiado angosto para nuestros gritos. Qué quieres de mí. No te alcanza con un Funeral de Estado. Viejo vividor. No tienes sangre en los zapatos. Qué me importa a mí tu cadáver. Alégrate de que la manija esté afuera, tal vez llegues al cielo. Qué esperas. Los gallos fueron degollados. La mañana ya no tiene lugar.

ACASO

PORQUE ES LA COSTUMBRE TENGO QUE METER UN PEDAZO DE HIERRO EN LA PRÓXIMA CARNE O EN LA SIGUIENTE

ACATARLO PORQUE EL MUNDO GIRA

SEÑOR RÓMPEME EL CUELLO AL CAERME DEL BANCO DE UNA CERVECERÍA

Entra Horacio. Conocedor de mis pensamientos, llenos de sangre desde que la mañana está oculta tras el cielo vacío. LLEGAS DEMASIADO TARDE, MI AMIGO, PARA TU CACHET / NO HAY LUGAR PARA TI EN MI TRAGEDIA. Horacio, me conoces. Acaso eres mi amigo, Horacio. Si me conoces, cómo puedes ser mi amigo. Quieres representar a Polonio que quiere acostarse con su hija, la encantadora Ofelia, aquí viene al oír su entrada, mira cómo mueve el trasero, un papel trágico. HoracioPolonio. Sabía que eras un actor. Yo también lo soy, yo represento a Hamlet. Dinamarca es una cárcel, entre nosotros crece un muro. Mira lo que crece del muro. Sale Polonio. Mi madre la novia. Sus pechos un edén de rosas, el regazo el nido de víboras. Olvidaste tu parlamento, mamá. Yo te apunto. LÍMPIATE LA MUERTE DE LA CARA MI PRÍNCIPE / Y GUÍÑALE UN OJO A DINAMARCA. Te haré virgen otra vez, madre, para que tu rey tenga una boda sangrienta. EL REGAZO MATERNO NO ES CALLE DE UNA SOLA MANO. Ahora te ato las manos en la espalda con tu velo de novia, porque me da asco tu abrazo. Ahora destrozo el vestido de novia. Ahora tienes que gritar. Ahora ensucio los jirones de tu vestido de novia con la tierra en la que se ha convertido mi padre, con los jirones tu rostro, tu vientre, tus pechos. Ahora te tomo, madre mía, en su huella invisible, la de mi padre. Ahogo tu grito con mis labios. Reconoces el fruto de tu vientre. Ahora ve a tu boda, puta, oronda bajo el sol dinamarqués, que brilla para los vivos y para los muertos. Quiero tapar el retrete con el cadáver, para que el palacio se asfixie en mierda real. Luego déjame comer tu corazón, Ofelia, que llora mis lágrimas.

2

LA EUROPA DE LA MUJER

Enormous room. Ofelia. Su corazón es un reloj.

OFELIA (CORO/ HAMLET) Soy Ofelia. La que el río no ha retenido. La mujer ahorcada La mujer con las venas abiertas La mujer de la sobredosis EN LOS LABIOS NIEVE La mujer con la cabeza en el horno de gas. Ayer dejé de matarme. Estoy sola con mis pechos mis muslos mis caderas. Destruyo las herramientas de mi cautiverio la silla la mesa la cama. Devasto el campo de batalla que fue mi hogar. Abro las puertas de par en par para que pueda entrar el viento, y el grito del mundo. Destrozo la ventana. Con mis manos sangrantes despedazo las fotografías de los hombres que amé y que me usaron en la cama en la mesa en la silla en el suelo. Prendo fuego a mi cárcel. Arrojo mis ropas al fuego. Arranco de mi pecho el reloj que fue mi corazón. Salgo a la calle vestida con mi sangre.

3

SCHERZO

Universidad de los muertos. Susurros y murmullos. Desde sus lápidas (púlpitos) los filósofos muertos lanzan sus libros a Hamlet. Galería (ballet) de las mujeres muertas. La mujer ahorcada La mujer con las venas abiertas etc. Hamlet las observa con la actitud de quien asiste al museo (teatro). Las mujeres muertas le arrancan las ropas del cuerpo. Desde un ataúd colocado en posición vertical con el rótulo HAMLET 1 entran Claudio y, disfrazada y maquillada como una puta, Ofelia. Striptease de Ofelia.

OFELIA Quieres comer mi corazón, Hamlet. Ríe.

HAMLET Con las manos cubriendo la cara. Quiero ser mujer.

Hamlet se pone las ropas de Ofelia, Ofelia le maquilla una máscara de puta, Claudio, ahora padre de Hamlet, ríe sin emitir sonido alguno, Ofelia lanza a Hamlet un beso con la mano y regresa con Claudio / Padre de Hamlet al ataúd. Hamlet en pose de puta. Un ángel, la cara en la nuca: Horacio. Baila con Hamlet.

VOZ(VOCES) desde el ataúd: Amarás también lo que has matado.

El baile se vuelve más rápido y frenético. Risas desde el ataúd. Sobre un columpio la Madonna con cáncer de pecho. Horacio abre un paraguas, abraza a Hamlet. Suspensión en el abrazo debajo del paraguas. El cáncer de pecho brilla como un sol.

4

PESTE EN BUDA BATALLA POR GROENLANDIA

Habitación 2, destruida por Ofelia. Armadura vacía, hacha en el casco.

HAMLET La estufa humea en el octubre desapacible.

A BAD COLD HE HAD OF IT JUST THE WORST

TIME

JUST THE WORST TIME OF THE YEAR FOR

A REVOLUTION

Por los barrios periféricos el cemento florece

El Doctor Chivago llora

por sus lobos

EN INVIERNO A VECES VENÍAN AL PUEBLO

DESCUARTIZABAN UN CAMPESINO

Se quita la máscara y el disfraz.

ACTOR DE HAMLET No soy Hamlet. Ya no represento ningún papel. Mis palabras ya no tienen nada que decirme. Mis pensamientos chupan la sangre de las imágenes. Mi drama ya no tiene lugar. Detrás de mí se monta el decorado. Por gente a la que no le interesa mi drama, para gente a los no le importa. A mí tampoco me interesa ya. Ya no juego más.

Los maquinistas colocan un refrigerador y tres televisores en el escenario sin que Hamlet lo note. Ruido del refrigerador. Tres canales sin volumen.

El decorado es un monumento. Representa una ampliación centuplicada de un hombre que ha hecho historia. La petrificación de una esperanza. Su nombre es intercambiable. La esperanza no se ha cumplido. El monumento está en el suelo, arrasado por sus sucesores en el poder tres años después del Funeral de Estado del Odiado y Venerado. La piedra está habitada. En los espaciosos agujeros de la nariz y los oídos, en las arrugas de la piel y del uniforme del monumento destrozado habita la población más pobre de la metrópolis. Tras la caída del monumento después un tiempo prudencial llega la rebelión. Mi drama, si tuviera lugar, tendría lugar en tiempos de la rebelión. La rebelión empieza como un paseo. Contra las reglas de circulación durante las horas de trabajo. La calle pertenece a los peatones. Aquí y allá se vuelcan algunos automóviles. Pesadilla de un lanzador de cuchillos: viaje lento por una calle de un solo sentido en dirección a un estacionamiento irrevocable rodeado por peatones armados. Los policías, si entorpecen el camino son barridos hacia las calzadas. Cuando la caravana se aproxima al barrio de los gobernantes se detiene junto a un cordón policial. Se forman grupos de entre los cuales surgen oradores. En el balcón de un edificio gubernamental aparece un hombre con un frac que no le queda bien y también empieza a hablar. Cuando lo alcanza la primera piedra también se refugia detrás de la puerta batiente de cristal blindado. El clamor por más libertad se convierte en el grito por el derrocamiento del gobierno. Los policías empiezan a ser desarmados, dos tres edificios, una cárcel una estación de policía una oficina de la policía secreta son asaltados, una docena de esbirros del poder son colgados de los pies, el gobierno moviliza tropas, tanques. Mi lugar, si mi drama tuviera lugar, estaría a ambos lados del frente, entre los frentes, por encima de ellos. Estoy entre el olor a sudor de la multitud y arrojo piedras contra policías soldados tanques cristales blindados. Miro a través de la puerta batiente de cristal blindado hacia la multitud que se abalanza y huelo el sudor de mi miedo. Agito, ahogado por la náusea, mi puño contra mí, el que está detrás del cristal blindado. Me veo, sacudido por el miedo y el desprecio, entre la multitud que se abalanza, con espuma en la boca, agitando mi puño contra mí. Cuelgo mi carne uniformada por los pies. Soy el soldado en la torreta del tanque, mi cabeza está vacía debajo del casco, el grito ahogado bajo las cadenas. Soy la máquina de escribir. Anudo la cuerda, cuando cuelgan a los cabecillas de los rebeldes, quito el escabel, me rompo la nuca. Soy mi prisionero. Con mis datos alimento las computadoras. Mis personajes son saliva y escupidera cuchillo y herida diente y garganta cuello y cuerda. Soy el banco de datos. Sangrando en la multitud. Respirando aliviado tras la puerta batiente. Segregando mucosa de palabras en mi globo de cómic a prueba de ruidos por encima de la batalla. Mi drama no ha tenido lugar. El guión se ha perdido. Los actores han colgado sus rostros en el gancho del camerino. En su caja se pudre el apuntador. Los apestados cadáveres disecados en el auditorio no mueven ni una mano. Me voy a casa y mato el tiempo, unido / a mi yo indiviso.

Televisión El asco diario asco

Por el chisme preparado por la alegría decretada

Cómo se escribe BIENESTAR

El asesinato nuestro de cada día dánoslo hoy

Pues tuya es la Nada asco

Por las mentiras creídas

Por los mentirosos y por nadie más asco

Por las jetas de los hacedores surcadas

Por la lucha por los puestos votos cuentas bancarias

Asco una cuadriga con guadañas que brilla por la agudeza

Acaso atravieso calles centros comerciales caras

Con las cicatrices de la batalla del consumo de la pobreza

Sin dignidad de la pobreza sin la dignidad

Del cuchillo de la llave americana del puño

Los cuerpos humillados de las mujeres

Esperanza de las generaciones

Ahogados en sangre cobardía estupidez

Risas de barrigas muertas.

Heil COCA COLA

Un reino

Por un asesino

YO ERA MACBETH EL REY ME HABÍA OFRECIDO SU TERCERA CONCUBINA CONOCÍ CADA LUNAR DE SUS CADERAS RASKOLNIKOW EN EL CORAZÓN BAJO LA ÚNICA CHAQUETA EL HACHA PARA EL / ÚNICO / CRÁNEO DE LA PRESTAMISTA

En la soledad de los aeropuertos

Respiro aliviado Yo soy

Un privilegiado Mi asco

Es un privilegio

Protegido con muro

Alambre de púa prisión

Fotografía del autor.

Ya no quiero comer beber respirar amar a una mujer un hombre un niño un animal. Ya no quiero morir. Ya no quiero matar.

Despedazamiento de la foto del autor.

Desgarro mi carne sellada. Quiero vivir en mis arterias, en el tuétano de mis huesos, en el laberinto de mi cráneo. Me retiro a mis intestinos. Me acomodo en mi mierda, mi sangre. En algún lugar se rompen cuerpos para que yo pueda vivir en mi mierda. En algún lugar se abren cuerpos para que yo pueda estar solo con mi sangre. Mis pensamientos son heridas en mi cerebro. Mi cerebro es una cicatriz. Quiero ser una máquina. Manos para asir piernas para andar sin dolor sin pensamientos.

Las pantallas en negro. Sangre saliendo del refrigerador, Tres mujeres desnudas: Marx Lenin Mao. Recitan el texto simultáneamente cada uno en su lengua HAY QUE DERRIBAR TODAS LAS RELACIONES EN LAS QUE EL HOMBRE… el Actor de Hamlet se pone el traje y la máscara.

HAMLET EL DINAMARQUÉS PRÍNCIPE Y COMEGUSANOS

TROPEZANDO

DE AGUJERO EN AGUJERO HASTA EL ULTIMO AGUJERO

DESGANADO

A SUS ESPALDAS EL FANTASMA QUE LO HA HECHO

VERDE COMO LA CARNE DE OFELIA EN EL PUERPERIO

Y JUSTO ANTES DE QUE EL GALLO CANTE POR TERCERA VEZ

DESGARRA

UN BUFON EL TRAJE CASCABELÉRICO DEL FILÓSOFO

SE DESLIZA UN OBESO PERRO SANGUINARIO EN EL

TANQUE

Se pone la armadura, parte con el hacha las cabezas de Marx Lenin Mao. Nieve. Edad de hielo

5

APOSTADOS / EN LA TERRIBLE ARMADURA / MILENIOS

Altamar. Ofelia en silla de ruedas. Peces escombros cadáveres y partes de cadáveres pasan flotando.

OFELIA mientras dos hombres en bata de médico la atan a la silla de ruedas con vendas de gasa de abajo hacia arriba;

Aquí habla Electra. En el corazón de la oscuridad. Bajo el sol de la tortura. A las metrópolis del mundo. En nombre de las víctimas. Expulso todo el semen que he recibido. Transformo la leche de mis pechos en veneno mortal. Recobro el mundo que he parido. Asfixio el mundo que he parido, entre mis muslos. Lo entierro en mi pubis. Abajo la felicidad de la sumisión. Qué viva el odio, el desprecio, la rebelión, la muerte. Cuando ella atraviese con cuchillos de carniceros vuestros dormitorios conoceréis la verdad.

Salen los hombres. Ofelia permanece en el escenario, inmóvil en la blanca envoltura.

Traducido por Lorena Batiston

Müller, Heiner: Die Hamletmaschine. En: Heiner Müller. Werke 4. Die Stücke 2. Frankfurt a.M.: Suhrkamp. 2001. S. 543-545

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s