Ellos no tienen dónde


Así de desnudos como estamos, te dice, así de carne expuesta a la que ahora ya no nos cubre la piel de lo que nosotros fuimos o quizás estamos dejando de ser, te dice, forjándonos antes como un contrasentido darle al placer de esta carne que así vamos húmedas las acciones mutuas asiendo para nos, o para sí, o para que uno en el mismo uno no sentir que aún sabiendo estamos acá porque ellos también así lo quieren, te dice, o lo decidieron ya en el caso de ser así, aún así, te dice, carne desatada de gravedad y vuelta brisa sin recelo, vueltos brotadores de batallones verdes de vigor, brillantes desde adentro, no siendo iluminados, nada nos quita lo que ya cada uno, te dice, sabe como también aquellos que no saben, te dice, porque no son ellos los que no comprenden el visto que hay en punto de vista que tu vista avista; sos vos y eres tú que voz y sonido se te suceden con la carne desnuda, te dice, así como estamos, en esta fluyencia sólo afilada para lo pardo del autorretrato de ellos, esperando no yacemos. Ellos no tienen dónde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s