Introspección compartida 4


Ahora, bajo el beneficio de una obediciencia, es el primer día del mes de julio del año 2012; y faltan 5 minutos para las 17 horas, o las cinco de la tarde según donde se esté. Estoy Granadero Baigorria, una ciudad de la cuenca lechera de América del sur.
Es preciso indicar que tal como las demás introspecciones o similares denominaciones que voy utilizando para esto, todo ocurre con el devenir literal, con los intentos más que con los resultados de dar algún fundamento, al menos, al manoseo de los incontables abusos al lenguaje, a la necesidad de posibilidades, a lo que está comprimiendo la masa general haciendo de uno y cada uno, pero con distinción, la anulación de la sospecha, de la curiosidad, del juego no fingido, la tan evidente e invisible reducción por una masa que vaya, que sólo vaya por dónde hay que ir. Andar buscando grietas, escarbar la tierra, apagar y encender los descuidos emocionales, ser laxante algunos deciden. Luego se sabrá que sí, que hay una decisión íntima y esencial que no divide ninguna cosa rara como la moral, y que todos deberíamos saber más de quimica y creer que la frase “decir las cosas como son” no son gritos, sino alaridos de ayuda y de control.


     Now, under the benefit of a obediciencia, is the first day of July 2012, and missing five minutes for 17 hours, or five in the afternoon depending on where you are. I Baigorria, a city of the dairy areas of South America.
     It should be noted that as other insights or similar names that I use for this, everything happens with the passing literal, attempts rather than the results give some basis, at least, the handling of the countless abuses of language, the need to possibilities, to which is compressing the general mass making each and every one, but with distinction, the cancellation of suspicion, curiosity, play unfeigned, the obvious and invisible as a mass reduction go, just go to where to go. Walking for cracks, dig, turn on and off the emotional neglect, some choose to be laxative. Then you will know that yes, there is a close and essential decision that does not divide any odd thing as morality, and we should all know more about chemistry and that the phrase “tell it like it is” not screaming, but screams of support and control.

Anuncios


Yo no creo que esto sea una cuestión de mesura de parte de todos a la hora de negociar. Nosotros no sabemos accionar con cautela. Nos gana la velocidad del enseguida. Nuestro rumbo atraviesa el ritmo del pliegue y el repliegue sobre nosotros mismos. Es nuestra manera para encararlo todo, hasta el terciopelo que nos robaron. Así, nunca seremos abandonados por estos artilugios emocionales. Sabemos de personajes. Otros se deforman por esto, se desordenan por dentro y por fuera. En ese orden sucede. Nosotros alternamos volver a elegirnos con desentendernos de ustedes y de nosotros mismos para siempre.

Ventolina


Lo interno que sé, que está, que es y que tengo, te dice, como también lo externo mío es, te dice, una herramienta equivalente a la mano que con sus dedos sostiene la birome, el bolígrafo o el lápiz con el cual uno escribe, te dice, en un papel cualquiera, lo que de dentro viene hacia el afuera de este plano de realidad. Lo que miro a través de mis ojos, te dice, se cubre de emoción más que de significación. O al revés. Aún no lo sé, te dice, pero siento una ventolina que me empuja y puja de adentro hacia fuera y viceversa y, en movimiento inestable (+), me encuentro con un trabajo propio que sólo yo, te dice, puedo realizar y realizarme con la forma que yo tengo (o tendría) para saber quién soy, te dice pero no te devela su herramienta sino que te deja para que ahondes en tu propio sistema no dogmático cuya práctica permanecerá en la residencia de un devenir auténtico, es decir, tuyo, unificado en lo múltiple.