No se puede todo en la vida


Más o menos se sabe que no se puede ser ni específico ni -menos- real a la hora -tampoco definida- de ponerse atención en cuanto a la generalidad de las palabras que contienen o contendrían el inicio y casi el flujo escencial de lo que, en general, deberíamos sentir cada uno en cada uno y por los demás dentro y fuera de uno. Partamos de la base que tenemos que volver a saber qué cosa y en qué magnitud de lo de uno significan las palabras. Honor, por ejemplo, vigor, valentía y hasta tener la plenitud de saber qué, por ejemplo, amor, felicidad, angustia son terrenos ya vencidos que necesitamos volver a sembrar. O simplemente limpiarlo al terreno. No se puede todo en la vida.
Anuncios